acudir al logopeda

¿Cuándo se debe acudir al logopeda?

El bebé está preparado para comunicarse con el entorno desde que nace. 

Durante los primeros meses, su forma de transmitir la información relativa a su estado fisiológico o afectivo, es a través de conductas comunicativas como el llanto, la sonrisa o la mirada. Poco a poco, se irán asentando las bases del lenguaje y es sobre el año cuando comienza a pronunciar sus primeras palabras.  

Es importante exponerles a los sonidos del habla desde su nacimiento, Independientemente de que todavía no puedan comprender el significado de las palabras o reproducir lo que oyen.  

No solo se trata de exponerle al habla y al lenguaje. Se trata de proporcionarle una estimulación adecuada, mediante la interacción con el medio y el juego. De esta forma irán adquiriendo destrezas visuales, auditivas, táctiles, cognitivas, sociales, etc. precursoras y necesarias en el desarrollo del lenguaje. 

La madre y el padre suelen ser las personas que pasan mayor tiempo con sus hijos/as y con quienes tienen una relación más estrecha. Por ello es clave conocer cuáles son las características generales propias de cada etapa evolutiva, cuándo se debe acudir al logopeda, y así poder detectar cuanto antes cualquier dificultad en el lenguaje o habla.

¿CÓMO SE DESARROLLA EL LENGUAJE?

  • De 0 a 3 meses:

Los bebés utilizan varios tipos de llanto para expresar sus necesidades y se observa cómo cada vez van prestando más atención a los sonidos del lenguaje y a las expresiones faciales. 

Es a partir de los 2 meses cuando comienzan a producir una variedad de sonidos como gorjeos, gruñidos, gritos y diferentes sonidos vocálicos que indican distintas sensaciones agradables o molestas.

  • De 3 a 6 meses:

Es en esta etapa cuando descubre su capacidad para interactuar con el adulto a través de sus sonidos, intentando llamar su atención y realizando intentos de repetición, que todavía no llegan a ser verbalizaciones.

  • De 6 a 9 meses:

A partir de los 6 meses, hace balbuceos y silabeos, asociados principalmente a las consonantes /m/, /p/ y /t/, por ejemplo: “pa, pa, pa” y  se inicia la comprensión del lenguaje. Ya responden a la estimulación del adulto a través de la mirada o acciones motoras.

Por ejemplo, ante la pregunta: “¿Dónde está papá?, el bebé hace un rastreo con su mirada hasta localizarlo y ante la canción de “palmas palmitas” comienza a aplaudir. 

  • De 9 a 12 meses:

Comienzan a combinar dos sílabas diferentes y a responder a órdenes sencillas como: “coge, toma, dame…”

Es alrededor de los 12 meses cuando la mayoría de peques ya han producido sus primeras palabras reconocibles, aunque puede retrasarse hasta los 18 meses.

  • De 1 a 2 años: 

Comienzan a utilizar la palabra con significado de frase, llamada la etapa de la holofrase. 

Por ejemplo cuando dicen “abua” para referirse a: quiero agua.

Emplean el dedo para señalar y usan gestos como hola, adiós, sí y no.  

Alrededor de los 18 meses la mayoría producen entre 25 y 50 palabras, aunque comprenden cientos. 

logopeda

  • De 2 a 3 años:

Comienzan con la unión de dos o tres palabras para formar frases, al principio con dificultades sintácticas o gramaticales como por ejemplo: “mamá pelota” para decir: “mamá, quiero la pelota”. 

Poco a poco, se va consolidando la respuesta verbal ante las preguntas del adulto y avanzando en la comprensión de órdenes verbales más complejas, como: “dame la muñeca que está en el armario”. 

Es normal que su habla contenga errores de articulación, pues aún está aprendiendo diversos fonemas.  

Sobre los 3 años se observa un gran incremento en su vocabulario y empiezan a expresar sus necesidades básicas y a relacionarse socialmente.

  • De 4 a 5 años:

A los 4 años, van afianzando el uso del lenguaje, lo que favorece la producción de oraciones más largas y complejas. Su discurso es más coherente y organizado, siendo capaces de hacer descripciones, comprender oraciones que implican negación o contrarios, e inician conversaciones.  

Además, son capaces de producir fonemas mucho más complejos, aunque pueden permanecer errores en la pronunciación del fonema /r/ y grupos consonánticos /gr, tr, cr, pr/ hasta los seis años.

  • De 5 a 6 años:

En torno a los 5 años, se completa el dominio de los tiempos verbales y al final de esta etapa, su lenguaje ya presenta las bases y estructuras básicas del lenguaje del adulto.

logopeda estimular lenguaje

¿Cuándo acudir al logopeda?

Es cierto que cada peque aprende a su ritmo y a su manera. No es apropiado hacer comparaciones. Sin embargo, es necesario que sigan el proceso de desarrollo y vayan cumpliendo las distintas etapas para que se produzca un desarrollo normal del lenguaje. 

Observar que no se sigue alguna de estas etapas, suele ser un indicativo clave para demandar la ayuda de un logopeda 

¿Qué hacemos en las sesiones de logopedia?

Evaluamos el lenguaje y habla para verificar o descartar la existencia de alguna alteración. En función de la edad de cada peque, identificamos aquellas habilidades que debería tener. Por ejemplo reconocer a las personas o cumplir órdenes, y si lo hace o no.

Determinar un diagnóstico en edades tan tempranas es en algunos casos difícil o incluso inapropiado.

Sin embargo, multitud de estudios recalcan que ante la confirmación de un retraso o trastorno es siempre necesaria y primordial la intervención temprana enfocada tanto en el menor como en sus padres, al ser preciso proporcionar técnicas o pautas que ayuden a estimular el lenguaje de los/as peques. 

En esta evaluación es importante recoger información sobre la forma en que se comunica la familia con su niño/a e inversa, por ejemplo si se esfuerza por hacerse entender ante peticiones o si la familia estimula el lenguaje evocando palabras en la lectura de un cuento. Así concretaremos que elementos de su entorno son facilitadores para la comunicacion y qué es lo que puede estar bloqueando su lenguaje y por tanto su desarrollo.

Hay que tener en cuenta que en muchas ocasiones, cuando los/as niños/as no pueden decir lo que necesitan, buscan expresarlo cómo pueden: gritando o pegando, porque se frustran. Lo que termina siendo un problema de conducta.

La importancia de la atención temprana y cuándo se debe acudir al logopeda

Seguro que te estás preguntando porqué es tan crucial esta intervención temprana, y es porque desde el nacimiento hasta los 6 años de edad se produce el mayor periodo de plasticidad cerebral. 

Por este motivo la intervención temprana es altamente beneficiosa, pues aporta mejores pronósticos a niños/as que si por el contrario se espera.

Dejemos por tanto a un lado las míticas frases de “ya hablará” o “aún es muy pequeño”.

estimular el lenguaje

Si quieres saber más sobre el desarrollo del lenguaje, ideas sobre cómo estimular a tu hijo/a o qué hacer ante una dificultad, no dudes en contactarnos.

Nuestra logopeda, Melisa Cotelo Chans, os atenderá encantada.

Y si además quieres estar al día de nuestras novedades y recibir contenidos exclusivos ¡suscríbete al boletín! 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.