Psicología, Psicopedagogía, Pediatría, Psiquiatría y Logopedia para niños y adultos en Carballo

Recursos para potenciar la inteligencia emocional en familia (parte I)

Recursos para potenciar la Inteligencia Emocional en familia (parte I)

inteligencia emocional familia

 

Cuando hablamos de Inteligencia Emocional, nos referimos a la capacidad de reconocer y gestionar las emociones propias y las de quienes nos rodean de forma adecuada; actuar de una forma empática, asertiva y positiva con nuestro entorno, y que son las capacidades básicas para que cualquier adulto o niñ@ sea inteligente emocionalmente. Capacidades que ayudan a prevenir, tolerar y manejar mejor la ansiedad, ira o la frustración.

Además, una buena autoestima es fundamental para poder tener confianza en un@ mismo y motivación para alcanzar los objetivos que nos  propongamos, a poder ser colaborando y no compitiendo.

Sin olvidarnos de la capacidad de socialización: saber relacionarse con los demás, escuchar, comunicar y resolver problemas de forma tolerante y respetuosa. Así como saber trabajar en equipo, marcar límites en el grupo, decir que no o compartir.

La infancia y adolescencia son las etapas de adquisición de los hábitos emocionales fundamentales que gobernarán la vida, de ahí lo importante de la prevención y la educación emocional.

Antes de nada: nuestro autoconocimiento

Para poder enseñar estas habilidades es muy importante que nos tomemos un tiempo de reflexión sobre nosotr@s mism@s y nuestras emociones:

  • ¿Cómo de bien dirías que conoces tus propios sentimientos? ¿Y los de tu familia?
  • ¿Eres capaz de empatizar con los sentimientos de los demás? ¿Cómo sabes que los demás se dan cuenta?
  • Intenta recordar algún conflicto o dificultad reciente en tu familia: ¿qué te hizo sentir? ¿y tus hij@s? ¿y cualquier otra persona involucrada?
  • ¿Cómo te enfrentas a la ira, la ansiedad o al estrés? ¿Eres capaz de mantener el autocontrol ante situaciones difíciles?
  • ¿Cuáles son tus mejores y peores momentos?
  • Si volvemos a pensar en el conflicto de antes… ¿cómo te gustaría haberte sentido? ¿qué podrías hacer para sentirte así?

A veces nuestras experiencias de la infancia o adolescencia vuelven al presente en el momento en que llega la paternidad. Puede que incluso repitamos patrones de conducta y educativos con los que no nos sentimos del todo cómodos pero que nos cuesta hacer de otra forma (consciente o inconscientemente). O quizá puede que reaccionemos de forma desproporcionada ante una situación que en el fondo no era para tanto.

Debemos dedicarnos un tiempo a nosotr@s mism@s para reconocer todos estos recuerdos y sentimientos. Enfocarnos en cómo queremos ser y qué estilo educativo queremos ofrecer a nuestr@s hij@s, sabiendo que a veces puede que vuelvan esos recuerdos del pasado y no todo vaya como nos gustaría (y no será el fin del mundo ni eres una madre o padre horrible por ello).

Reconocer y aceptar todas estas experiencias y sentimientos es fundamental para poder dar lo mejor de nosotr@s mismos como madres y padres.

inteligencia emocional

¿Cómo ayudarles en su desarrollo emocional?

1. Reconocimiento de emociones

Es la base de la educación emocional. Podemos ayudarles a que se den cuenta de qué emoción están sintiendo, qué les hace sentir o dónde lo sienten. Comentar qué gestos faciales o señales corporales notamos ante determinadas emociones.

Nombrar las emociones cuando las sentimos nosotr@s o cuando vemos que ell@s parecen sentirlas. Aprovechar para ampliar vocabulario al preguntar sobre lo que quieren decir cuando comentan que están tristes o enfadad@s.

Ideas: según el nivel de desarrollo podemos trabajarlo a través de dibujos de caras de emociones, pintando cómo se sienten ante determinadas situaciones, con juegos de fotografías, creando emociómetros, con mímica, bingos emocionales o a través de cuentos (muy pero que muy útiles).

Algo que les gusta mucho es jugar a darle forma y color a sus emociones: ¿a qué huelen? ¿cómo saben? ¿a qué se parecen? ¿son blanditas o duras? ¡Lo que se os ocurra!

bingo emocional

Cuento “El monstruo de colores”: Un básico. Ofrece múltiples opciones para trabajar las emociones y adaptarlas a distintas edades. Se puede leer el cuento, y empezar a asociar cada emoción con su nombre y color, y como vimos al principio, proponer situaciones o dibujos y que ell@s expresen su opinión.

Algunos recursos: dibujar al monstruo y pintar con colores las emociones que creen que sienten, usar botes con lanas para clasificar las emociones, tarjetas con situaciones que deben poner en cada caja de color, “disfrazarse” con telas de colores según la emoción que se siente, usar plastilina, pintar piedras de colores…

monstruo de colores emociones

 

2. Autorregulación: orientar hacia formas de expresión emocional más saludables

Para aprender a gestionar de forma adecuada nuestras emociones, primero necesitamos reconocer lo que sentimos. L@s niñ@s, incluso a veces l@s más mayores, necesitan que les guiemos en este proceso, que les orientemos para saber expresar y canalizar mejor su enfado o su tristeza de una forma menos dañina para sí mismo@ o para los demás.

No es cuestión de mandarles a una habitación para que se calmen en solitario. Esto se parece más a un castigo que un acompañamiento, que es lo que intentamos hacer en la educación emocional. En vez de lo primero, podríamos probar a acompañarle en su emoción diciendo:

Creo que estás enfadad@ y por eso tienes ganas de empujar las sillas y tirar cosas. Ven, vamos a coger tu pelota del enfado (o lo que sea que use para calmarse). O puedes romper estos periódicos. Así nadie se hará daño. Ya verás que te sientes mejor”.  

Cuando veamos que está más tranquil@, podemos hablar de qué le hizo sentirse así, cómo consiguió calmarse y sobre lo que puede hacer la próxima vez ante un enfado o ante cualquier otra emoción “negativa”. Esta reflexión debemos hacerla cuando esté relajad@, en el momento intenso de enfado no estará receptiv@.

Ideas: dinámicas de autocontrol como la de la Tortuga (para los más peques) o un termómetro emocional si van siendo más mayores y que les ayude a identificar cuando es el momento de “descansar”. Crear juntos botellas de la calma o elaborar una caja de recursos que le ayuden a sentirse mejor en los “momentos malos”…

autocontrol emocional

3. Sé su mejor ejemplo

L@s niñ@s aprenden lo que ven. Si hemos tenido un día duro y estamos enfadad@s, mejor intentemos dar un paseo mientras nos relajamos en vez dejarnos llevar por nuestras emociones, gritar y desquitarnos con los demás. Podemos decir:

Ahora estoy enfadad@ porque en el trabajo no han salido las cosas como quería y necesito pasear un poco para sentirme mejor. Después hablaremos”

Así le estamos enseñando qué es lo que sentimos y qué hacemos con esa emoción: no la escondemos ni evitamos hablar de ella, de hecho podremos aprovechar en la asamblea familiar para explicar qué nos ha ocurrido.

Ideas: sin duda la Asamblea Emocional es una forma genial de fomentar la educación emocional en familia. Consiste en reunirnos para hablar de cómo nos ha ido el día, cómo nos sentimos (usaremos el emociómetro)… Escucharemos con empatía mientras nos cuentan qué les ha ocurrido ante situaciones pasadas o presentes. O podemos aprovechar y preguntarles cuando parecen tristes, content@s o enfadad@s.

Incluso también es bueno que hablemos sobre cómo han sido capaces de resolver un conflicto o dificultades que se le presentan en su día a día, animándoles a encontrar una solución mientras hablamos sobre cómo se sentirán los demás (potenciamos la empatía al mismo tiempo), quién le podría ayudar… etc.

emociómetro


Y hasta aquí por hoy. En el próximo artículo, “Recursos para potenciar la inteligencia emocional en familia (II)”, seguiremos comentando más sobre cómo potenciar la autoestima, la empatía y las habilidades sociales en la infancia.

Para que l@s peques y no tan peques de la casa sepan manejar sus emociones de una forma más saludable, además de potenciarla en familia, ofrecemos nuestros talleres de Inteligencia Emocional, en los que a través de múltiples recursos dinámicos y lúdicos siguen desarrollando sus competencias socioemocionales.

No lo dudes más y reserva plaza en el 666 274 281 o por mail  elsagundin@larealidadinventada.com

inteligencia emocional 2016-17

 

 

Puede que también te interese...

Si te ha gustado, ¡compártelo!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X