#HazEspacio Síndrome Asperger

Como cada 18 de febrero, se celebra el Día Internacional del Síndrome de Asperger.

Este año bajo el lema #HazEspacio, para que las personas con Síndrome de Asperger puedan aprender y trabajar. Reivindicando así sus derechos a la igualdad de oportunidades. 

El año pasado os hablamos de la autorregulación en primera persona, de la mano de Luis.

Puedes conocer más sobre el Asperger. cómo intervenimos y recomendaciones, aquí, aquí.

Pero… ¿qué es el Síndrome de Asperger (SA)? 

Es un trastorno del neurodesarrollo que hace que el cerebro de la persona funcione de manera diferente. Especialmente en la comunicación e interacción social, así como en la flexibilidad del pensamiento y su conducta.

Se engloba dentro de los Trastornos del Espectro Autista (TEA).

En la clasificación reciente sobre los TEA se han eliminado las distintas categorías. Por tanto la  etiqueta de Síndrome de Asperger no existe.

Sin embargo continúa utilizándose para mantener la identidad y el sentimiento de pertenencia.

características síndrome de asperger

¿Sabías que el Síndrome de Asperger es un trastorno bastante frecuente? 

En España, 3 de cada 1.000 niños/as aproximadamente presentan Síndrome de Asperger.

Aún así, se considera que sigue siendo uno de los trastornos más desconocidos entre la población en general.

Quizá uno de los motivos sea que es considerado el “síndrome invisible”, pues no existen unos signos físicos que lo identifiquen.

En cuanto a la incidencia, la Confedaración Asperger España, establece que este síndrome

«tiene mayor incidencia en niños que niñas, aunque es muy probable que exista un infra-diagnóstico del mismo en el sexo femenino debido a que en las niñas/ mujeres la presentación clínica es diferente». 

¿Cuáles son las características del Síndrome de Asperger?

Es distinta la forma y grado en el que se manifiesta en cada persona, pero en todas aparecen unos rasgos/características comunes:

  • Inflexibilidad cognitiva en su comportamiento y pensamiento: muestran resistencia a los cambios. Sus intereses son muy específicos y restringidos.
  • Déficits socioemocionales: problemas para comprender emociones ajenas (en las demás personas) y expresar sus propias emociones.
  • Déficits en la comunicación e interacción social: les resulta complicado entender y seguir las claves sociales para mantener una conversación. Así como también para interpretar el significado de metáforas y chistes, o mantener el contacto visual.

Por todas estas características, las personas con Síndrome de Asperger perciben la realidad de un modo diferente.

A menudo encuentran extrañas y confusas las conductas de los demás, lo que les lleva a tener conflictos con los modos de sentir, pensar y actuar «normales».

MITOS sobre el Síndrome de Asperger  

Pensar que sólo afecta a la población infantil o que es una enfermedad

Estas dos ideas son falsas: el Síndrome de Asperger es una condición que acompaña durante toda la vida (como por ejemplo, tener los ojos azules).

Con la intervención adecuada se consiguen grandes avances y una buena evolución.

Se suele diagnosticar a una edad temprana, aunque hoy en día hay un elevado número de personas que reciben el diagnóstico siendo ya adultas.

Creer que no se relacionan con los demás

No se trata de que no se quieran o rechacen relacionarse: son conscientes de las dificultades que presentan a la hora de relacionarse y entender a quienes les rodean, por lo que se le dificulta establecer sus relaciones.

Por tanto, aunque su forma de relacionarse no sea la convencional, ellos sí que siente el deseo de hacerlo.

Afirmar que son agresivas

La mayoría de  conductas bruscas o intensas que llegan a presentar en algunos casos las personas con Síndrome de Asperger suelen tener una causa o motivo justificado: como las conductas de exclusión social, la incapacidad para entender el mundo social…

Son aspectos que se deben abordar según el caso para proporcionar la ayuda necesaria y conseguir mejorar y adaptar las conductas.

Decir que la falta de empatía caracteriza a las personas con Síndrome de Asperger

La realidad es que les resulta complejo interpretar los sentimientos de otras personas y expresar sus emociones de forma convencional, pero que les cueste no significa que carezcan de empatía, sino que su empatía es diferente.

¿Cómo podemos relacionarnos mejor con una persona con Síndrome de Asperger?

  • Utiliza un lenguaje directo y concreto, sin ambigüedades o dobles sentidos.
  • Recuerda que sus comportamientos no son intencionados o caprichosos, sino que reflejan su forma de comprender y desenvolverse en la vida.
  • Comprende que seguir sus rutinas le proporciona seguridad. Se puede ayudar a flexibilizarlas, sin imponer nuestra manera de ver las cosas.
  • Interésate por conocer a la persona, sus intereses y gustos
  • Permite que te muestren sus puntos fuertes (con frecuencia están dotadas de habilidades especiales en determinadas áreas).
  • Intenta identificar los “disparadores de la tensión”, para evitarlos si es posible.
  • Explica y aclara algunos conceptos o ideas que para la mayoría de las personas son obvias, como por ejemplo lo relacionado con las normas sociales. 
  • Intenta empatizar y pensar que son ellos/as quienes a diario se enfrentan a desafíos sociales y que luchan por superarlos.
  • Recuerda que son niños/as y adultos como el resto, con sus propias personalidades, capacidades, que tienen gustos y aversiones. Necesitan ayuda, paciencia y comprensión de quienes les rodean.

Con el apoyo/comprensión del entorno (familia, colegio… y la sociedad en general), así como con la ayuda de los servicios adecuados (profesionales como neurólogos, logopedas, psicólogos…), las personas con Síndrome de Asperger aprenden a desarrollar sus fortalezas, minimizar sus debilidades y superar sus desafíos para desenvolverse autónomamente en la vida.

Para reflexionar…

Y para finalizar nos apetecía poner algo para reflexionar: 

Hemos extraído un fragmento del libro “Descubrir el Asperger” escrito por Ramón Cererols, en el que se recuerda alguna de las claves maravillosas que debemos tener en cuenta cuando tratamos con personas con SA:

“Cada persona con Asperger, como cada persona neurotípica, es diferente.

El grado y tipo de afectación varía, como también varían las circunstancias del entorno social y familiar, y la manera como cada cual responde y se adapta a estas afectaciones.

El espectro de los trastornos generales del desarrollo es muy amplio y multidimensional, y las fronteras que separan un trastorno de otro, y todos juntos con la “normalidad”, son borrosas.

A veces resulta difícil saber si determinada característica es típica del trastorno, o específica de la persona…

Pero al final la única manera de entender el Asperger es entender a la persona que hay detrás”.

Ramón Cererols

En Sinergia sabemos que la intervención temprana y multidisciplinar, es fundamental para que las personas con diagnóstico de TEA puedan potenciar sus fortalezas, y minimizar dificultades, ofreciendo estrategias y recursos que favorecen su desarrollo personal, y la inclusión.

Nuestro equipo de logopediapsicologíapsicopedagogía y psiquiatría, trabaja de manera conjunta para llevar a cabo una intervención eficaz en cada una de las áreas necesite la persona: comunicación, académica, socioemocional y/o laboral

En Sinergia, cuidamos de ti y de los tuyos

Pide tu cita en el 660 167 705 o en doctoralia

Y si además quieres estar al día de nuestras novedades y recibir contenidos exclusivos ¡suscríbete al boletín! 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.