Elling

Hoy, en los viernes de Arte y Psicología, quiero hablaros de una preciosa película noruega llamada Elling, que trata sobre la reinserción y la vuelta a la vida «normal» de dos personas con enfermedad mental.

El protagonista de la película, Elling, ha vivido toda la vida con su madre, quien se ha ocupado de cuidarle y atender todas sus necesidades, sobreprotegiendo así a Elling y manteniendo su fobia social. Cuando su madre fallece, Elling no quiere salir de casa y es internado en un centro psiquiátrico durante unos años, hasta que los responsables consideran que ya está preparado para integrarse adecuadamente en la sociedad.

Así, junto a un compañero del centro, Kjell, obsesionado con las mujeres y con tendencias autolesivas, compartirá un apartamento, aprendiendo juntos a desenvolverse y cuidarse solos, enfrentándose a situaciones de lo más variopintas.

Me gusta el poco tiempo que dedican en la película a hablar del período de internamiento, sin centrarse en en el deterioro, caer en lo morboso o en aspectos negativos de la enfermedad mental. Todo se centra en su presente, en las dificultades del día a día de unas personas normales en un mundo de locos,  enfrentándose a lo desconocido y sobreviviendo, como todos, aunque con más esfuerzo.

Elling

Me parece muy interesante poder conocer el modelo de salud noruego, un modelo que favorece la integración social de forma progresiva y acompañada por profesionales especializados, y no una reclusión o aislamiento «para siempre porque estás enfermo». Ojalá en nuestra sociedad predominase este tipo de intervenciones.

De hecho, el asistente social de la película, Frank, hace su labor de forma impecable: cuida sin precipitar ni sobreproteger. Los apoya y guía siendo consciente de las limitaciones e ingeniándoselas en sus intervenciones para poder ir logrando poco a poco los objetivos con ambos.

– Sólo se vive una vez
– Eso espero. La idea de la reencarnación me preocupa bastante. A alguien como a mí le debe quedar un viaje increíblemente largo para llegar al Nirvana

Elling y Kjell  se tienen el uno al otro y no tienen nada más. Solamente conocían su casa y el centro, estaban acostumbrados a eso y ahora deben realizar tareas «peligrosas» para ellos como salir de casa o contestar el teléfono. Elling no quiere relacionarse, le gustan los juegos de mesa y leer, sin embargo Kjell está obsesionado con enamorarse y con conocer gente. Así que ya os podéis ir haciendo una idea de cómo resulta esta combinación.

Así, uno tirando del otro, van tropezando, haciendo amigos, conociendo el amor y el esfuerzo de un trabajo, enfrentándose a su miedos, incluso a la paternidad. 

Y todo esto, sin dejar a un lado el humor, de forma muy cercana y entrañable, lo que hace que sin darte cuenta le vayas cogiendo cariño a los personajes y la película se te quede corta, queriendo saber más sobre qué habrá sido de ambos.

Esta es mi recomendación para el fin de semana, ¡espero que os guste!

 

6 comentarios
  1. Un blog fantástico y un aporte muy bueno. Enhorabuena

  2. Estoy de acuerdo, muy buen blog.

  3. A partir de leer este post he visto la película, gracias por compartir

    • Hola! No hay de qué Carmen. Espero que te haya gustado tanto como a nosotras. Un saludo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.